Optometría Comportamental

optometría comportamental claravisión

La Optometría Comportamental trabaja la relación del sentido de la vista con el resto de sentidos así como con los movimientos y comportamientos del cuerpo. Muchos problemas visioperceptivos tienen relación directa con nuestros actos motores, por lo tanto trabajando ciertos movimientos corporales podemos mejorar la calidad de la visión. La visión es un proceso dinámico. Nos permite identificar, comprender e interpretar aquello que vemos y es inseparable del resto de los sistemas motores y sensoriales.

Por lo tanto con la terapia comportamental no solo nos centramos en la visión, sino que ponemos el énfasis en el individuo, en cómo se mueve y se comporta, además  tenemos en cuenta los síntomas individuales de cada paciente, sus necesidades, capacidades y objetivos.

Valoramos si su sistema visual está o no funcionando a su máximo potencial. Es decir, si las habilidades visuales están ayudando o interfiriendo en su rendimiento. Priorizamos la calidad de la visión frente a la cantidad, para conseguir una mejor calidad de visión es necesario que los órganos y funciones del sistema visual trabajen de forma coordinada.

El sistema visual se comporta de forma distinta bajo diferentes circunstancias, por este motivo el Optometrista Comportamental emplea condiciones cambiantes en función del caso (luz, lentes, prismas, filtros, distancias, postura corporal, etc…) tanto para la evaluación como para el tratamiento.

La optometría comportamental está indicada para personas que presentan problemas visioperceptivos, problemas en el aprendizaje con alteraciones visuales, alteraciones a la lateralidad, etc.

Para darte un servicio más personalizado utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra politica de privacidad Aceptar