Como ya sabemos, la protección a los rayos ultravioleta es muy importante para tener una salud visual adecuada. Las gafas de sol juegan un papel muy importante y no sólo durante el verano sino durante todo el año ya que los rayos UV están presentes siempre, aunque esté nublado, pese a que no siempre lo hacen con la misma incidencia e intensidad.

Gafas de sol y filtros solares

Por este motivo, existen diferentes tipos de filtros solares. La Norma Europea sobre gafas de sol (UNE), establece una clasificación sobre los filtros solares en cinco categorías, determinando para cada una de ellas la absorción que deben proporcionar estos filtros frente a la luz visible y la radiación ultravioleta (UVA y UVB).

  • Categoría 0: Filtros con una transmisión entre el 80% y el 100%, es decir, dejan pasar al menos el 80% de la luz visible. Se emplean como protección en ambientes exteriores con poca luz y también pueden ser utilizados en interiores por personas que padezcan fotofobia.
  • Categoría 1: Filtros cuya transmisión se encuentra entre el 43% y el 80%. Pueden ser lentes fotocromáticas o ligeramente coloreadas. Estos filtros resultan aconsejables para utilizarlos en ciudad.
  • Categoría 2: Filtros con transmisiones entre el 18% y el 43%. Su utilización está recomendada para la práctica de deportes tales como bicicleta, correr, etc.
  • Categoría 3: Filtros con transmisiones de la luz visible entre el 8% y el 18%. Es aconsejable su utilización durante el verano en zonas muy soleadas, así como en la playa y en la montaña.

Filtros en las gafas de sol

  • Categoría 4: Se trata de filtros que poseen una transmisión entre el 3% y el 8%. Estas lentes son las adecuadas para zonas de alta montaña, la práctica del esquí y deportes acuáticos. Debido a la baja transmisión que presentan estas lentes, su uso está desaconsejado para la conducción de automóviles.

Recuerda que lo mejor es consultar a un óptico o un especialista para que te aconseje sobre la mejor opción según tus necesidades y comprar siempre nuestras gafas en ópticas y tiendas oficiales, ya que las gafas no homologadas no protegen de los rayos UV y son muy dañinas.

Algo tan delicado como son los ojos merecen todo nuestro cuidado.