Detección y control de la miopía infantil

Claravisión ,

control de la miopía infantil

En esta nueva edición de ClaraVisión Academy hablamos de un tema que nos preocupa bastante: La detección precoz y el control de la miopía infantil.

Algunos datos sobre la miopía

1- Está comprobado que el trabajo en visión próxima (ordenadores, tabletas, móviles), generan un aumento de la miopía. Esto es especialmente crítico en la población infantil.

2- El aumento de la miopía a nivel mundial es ya considerado la pandemia del s.XXI ya que se ha duplicado en los últimos treinta años y en lugares como Taiwán ha aumentado un 65% en los últimos 50 años.

3- Muchos niños no saben qué es ver bien, por lo que en la mayoría de los casos con anomalías visuales no manifiestan ninguna queja y por lo tanto el problema no es detectado.

4- Es posible frenar el aumento de la miopía con la detección precoz.

5- 1 de cada 3 casos de fracaso escolar está relacionaron con un problema de visión, según el estudio ” El estado de la salud visual infantil en España” elaborado por Visión y Vida.

6- La miopía es hereditaria y pasa de padres a hijos.

7- En España, 6 de cada 10 jóvenes de entre 17 y 27 años son miopes.

8- 1 de cada 5 niños no consigue ver bien la pizarra y el 25% no ve bien de cerca, esto imposibilita al niño realizar sus tareas diarias con normalidad.

¿Por qué es tan importante la detección y control de la miopía infantil?

La miopía se produce por el aumento de la longitud axial (distancia comprendida entre la parte delantera y trasera del ojo). Este aumento está comprobado que puede generar alteraciones oculares que afecten en la calidad visual de nuestros pacientes. De hecho, pacientes que tengan miopía superior a 5 dioptrías tienen muchas más probabilidades de padecer alteraciones como:

  • Desprendimiento de retina
  • Glaucoma
  • Cataratas
  • Maculopatías, etc.

De ahí la importancia de controlar la longitud axial y evitar que nuestros pacientes superen las 5 dioptrías.

¿Qué niños tienen más riesgo de padecer miopía?

Aquellos niños en los que haya antecedentes familiares tienen más riesgo de padecer miopía ya que la probabilidad de desarrollarla es mayor respecto a otros niños que no tienen ese antecedente genético.

Si uno de los padres es miope, la probabilidad de que el niño presente miopía frente al que no tiene padres con antecedentes se multiplica por tres, si ambos padres lo son, se multiplica por siete.

Otro factor importante es la edad a la que se presenta:

  • Si ocurre antes de los diez años: es muy probable que tenga una fuerte evolución.
  • Entre los 10 y 14 años, tendrá una evolución menor que antes de los 10 años, pero mayor que en el rango superior, a partir de los 14 años.

Opciones para la prevención de la miopía

  • Reducir el uso de dispositivos móviles tales como móviles, ordenadores y tablets.
  • Realizar más actividades al aire libre, mínimo 2 horas diarias
  • Realizar revisiones periódicas, mínimo una al año a partir del año o dos años de edad.

Opciones para controlar la evolución de la miopía

  • Lentes de contacto duras (Orto-k)

El tratamiento de ortoqueratología consiste en aplicar lentes de contacto rígidas que trabajan mientras el paciente duerme y se retiran durante el día, sin necesidad de tener que llevar gafas o lentillas durante la jornada.

No existe una edad mínima o máxima para el uso de la ortoqueratología, se debe valorar cada caso en particular para determinar si una persona es candidata o no al tratamiento.

Se estudia la graduación, la forma de su córnea y su estilo de vida entre otros factores.

Estudios realizados desde el 2004 indican que en el caso de niños, la ortoqueratología no solo consigue una visión compensada durante el día, sino que el uso nocturno de las lentes de ortoqueratología pueden ralentizar el crecimiento de la miopía en aproximadamente un 40% o 50%.

El objetivo de realizar ortoqueratología en un niño es que tenga el menor número posible de dioptrías en la etapa adulta. Como consecuencia, reduciremos las posibilidades de sufrir patologías oculares futuras.

  • Lentes de contacto blandas específicas para el control de miopía:

También ralentizan considerablemente la evolución de la miopía, la mejor opción son las lentes de contacto blandas desechables diarias. Son la mejor opción para evitar las posibles complicaciones secundarias al mantenimiento de las lentes de contacto que no son diarias.

  • Terapia farmacológica:

Se trata de un tratamiento en el que se aplican gotas en ambos ojos.

¿Cómo realizar el control de la miopía en el niño?

Para llevar a cabo un control exhaustivo de la miopía en el niño, es imprescindible medir la longitud axial, es decir, el tamaño del ojo, ya que el incremento de este es el factor responsable de la evolución de la miopía.

En revisiones futuras se compararán los valores obtenidos y se verá si tiene relación o no con la variación refractiva, es decir, con el aumento de la miopía.

Ante cualquier duda puedes visitar cualquiera de nuestros centros ClaraVisión y te asesoraremos de la mejor manera posible sin compromiso.

Ópticas ClaraVisión por la detección precoz y control de la miopía infantil.

 

 

 

Para darte un servicio más personalizado utilizamos cookies propias y de terceros. Política de Cookies Aceptar y continuar